¿QUE SIGNIFICA ANALISIS FUNCIONAL DE LA CONDUCTA (AFC)?

 

El texto a continuación intenta clarificar este importante término, y se basa en el artículo "Functional analysis in behavior therapy" de Haynes y O´Brien. Consta de 5 secciones:
A. Una definición general
B. Una definición específica
C. Qué son el abordaje estructural y el DSM 4
D. Dificultades para establecer relaciones causales
E. Construccion de modelos funcionales de conducta

A. Una definición general
En un sentido amplio, el AF consiste en establecer relaciones funcionales entre variables. Vamos a explicar estos términos. Variable es todo aquello que varía en algún parámetro (cantidad, frecuencia, tipo, etc.). Esta variación puede constar de dos (presencia-ausencia) o más valores (por ej., frecuencia de una conducta, edad, cantidad de glucosa en sangre).
Para evitar las dificultades del concepto de "causa", se suele utilizar el de relación funcional (RF), que incluye y excede al primero. Una relación funcional implica sólo covariación entre variables, implica que algún parámetro (frecuencia, magnitud, duración, etc.) de una variable está asociado con algún parámetro de otra variable. Otra forma de decirlo es que las variables están funcionalmente relacionadas cuando tienen una relación matemática. La relación funcional no implica causalidad. Por ejemplo, en la ecuación E=mc2 se establece una RF entre la energía y la velocidad de la luz, sin implicar que una cause a la otra. Además, las relaciones temporales y direccionales no precisan ser especificadas en las relaciones funcionales, pero sí en las relaciones causales.
Hay muchos tipos de RF. Algunas variables funcionales son causales, otras son correlacionales pero no causales. Algunas son controlables (por ej., habilidades sociales), otras no (por ej., género). Algunas relaciones funcionales son importantes (explican una importante proporción de variancia) y otras son triviales. Las RF son probabilísticas más que deterministas, ya que suelen haber variables funcionales no medidas y errores de medición. Las RF no son exclusivas: puede haber otras variables que afecten una variable. Las RF son transitorias: pueden variar con el tiempo.
Las RF tienen dominios de operación: ocurren dadas ciertas condiciones.

B. Una definición específica
En un sentido estricto, el AFC consiste en identificar un subconjunto de las variables funcionales (aquellas que sean importantes, controlables y causales) cuya manipulación resulte en un cambio clínicamente significativo de una determinada conducta (o conjunto de conductas) en una persona (o conjunto de personas) particular.
1. En muchos casos, el AFC ha recibido definiciones confusas e inconsistentes y no se ha diferenciado adecuadamente de otros términos. En otros casos se ha restringido su uso a ciertos métodos (por ej., manipulación de VI), o a clases de variable (por ej., consecuencias contingentes a la conducta), lo cual limita la posibilidad de usar otros métodos y otras clases de variables en un AFC. Conviene diferenciar el
AFC de la evaluación conductual. El AFC es sólo uno de los muchos objetivos de la evaluación conductual (identificar las conductas relevantes, diseñar el programa de intervención, etc.). La evaluación conductual incluye diversos métodos (observación directa, auto-registro, entrevista, etc.). El AFC no es un método más, es un producto de esos métodos de evaluación conductual.
2. Sólo algunas de las variables funcionalmente relacionadas con la conducta especificada serán importantes, controlables y causales. El AFC en sentido estricto deja afuera variables causales importantes para la explicación de una conducta que no son controlables. Por ejemplo, un trauma infantil por abuso sexual puede ser una variable importante y causal, pero no es controlable. Sólo podrán ser foco de intervención las variables que cumplan las 3 condiciones: ser importantes (dar cuenta de una importante proporción de la variación de la VD), ser controlables (poder ser manipuladas por el terapeuta o por el paciente), y ser causales (su variación conduciría a un cambio en la VD). El AFC no descarta en principio ningún "tipo" de variable controladora (ya sea fisiológica, social o ambiental), con tal que cumpla esas condiciones.
3. El AFC puede realizarse con una conducta-problema o con una conducta-objetivo. Usualmente el AFC identifica las RF de la conducta-problema, pero a veces la estrategia de intervención se focaliza en promover alternativas positivas (conducta-objetivo). En tal caso el tratamiento no se basa en la manipulación de las variables que actualmente mantienen la conducta-problema sino en un AF de la conducta-objetivo, en base al cual el terapeuta presume que la manipulación de ciertas variables resultará en ciertos cambios conductuales. Por ejemplo, un AFC puede dar cuenta de un déficit de habilidades o focalizar en la adquisición de habilidades nuevas. Ambos AFC pueden identificar diferentes variables.
4. Un AFC puede analizar también los efectos asociados con los cambios en la conducta-problema que ocurrirán en el tratamiento. La conducta-problema se considera VD, pero puede a su vez ser variable causal para otras conductas (por ejemplo mejorar la relación de pareja de un paciente puede influir en su depresión y en su consumo de alcohol).
5. Es importante determinar la fuerza y la dirección de las relaciones causales, así como las relaciones entre distintas variables causales, porque de ello depende las variables que serán foco de intervención. Por ejemplo, las conductas depresivas de un paciente pueden ser función de interacciones de pareja aversivas y de una baja confianza en sí mismo, y a la vez las interacciones de pareja pueden funcionar como variables causales para la baja autoconfianza en sí mismo.
6. También es importante tener en cuenta que las RF pueden establecerse en distintos niveles. Respecto al nivel conductual, existen niveles micro (factores fisiológicos, farmacológicos) y macro (factores sociales, culturales, históricos). Los distintos niveles son válidos y útiles según la intención: el nivel más adecuado depende de su uso. Por ejemplo los problemas de pareja pueden relacionarse con variables de nivel social (ej., pautas culturales y étnicas) que pueden ser útiles para el sociólogo, y con variables de nivel conductual (ej., número de interrupciones en un ejercicio de comunicación) que pueden ser útiles para el terapeuta. A su vez, la descripción a nivel
conductual puede hacerse con categorías más globales ("interacción de pareja aversiva") o analizarse en variables más detalladas ("hacer comentarios sarcásticos", "criticar a la pareja en público").
7. El AFC surge a partir de dos cuestiones: a) las críticas al abordaje estructural como forma de entender los problemas de conducta, y b) dificultades propias del concepto de causalidad. A continuación se detallan ambos temas.

C. ¿Qué son el abordaje estructural y el DSM 4?
El abordaje estructural proviene del modelo médico de la psiquiatría, que consideraba a las conductas como "síntomas" de una "enfermedad mental" subyacente. En la actualidad, este abordaje está representado por el DSM 4 (Diagnostic and Stadistical Manual), que es una taxonomía de trastornos (disorders). Los síntomas se evalúan agrupados en clusters según su covariación topográfica ("topográfica" significa que se categoriza a la conducta por su apariencia, se opone a "funcional" que implica analizar qué variables controlan esa conducta). Se interpreta esa covariación como evidencia de que existe una variable subyacente que no se mide en forma directa.
En oposición a esto, el abordaje funcional se focaliza en la covariación entre la topografía y las posibles variables controladoras (causales). La covariación topográfica sólo es significativa cuando se identifican sus variables controladoras.
Podemos verlo con un ejemplo. Desde el abordaje estructural, se consideraría que la conducta de un paciente al cual se diagnostica "fobia social" es provocada por cierto modo de funcionamiento cerebral que le impide desarrollar una función adaptativa (tener ciertas relaciones interpersonales). Desde el abordaje funcional diríamos que esta persona tiene conductas fóbicas en situaciones sociales, pero nunca diríamos que "tiene fobia social". Podríamos encontrar que dos pacientes tienen la misma topografía, uno de ellos porque aprendió pocas habilidades sociales y el otro porque teme que le critiquen: el tratamiento será totalmente distinto (en el primer caso se buscará entrenar habilidades, y en el segundo se buscará desensibilizar a las críticas).
El AFC es idiográfico (crear un modelo de las relaciones causales de ciertas conductas de un individuo determinado) más que nomotético (crear un modelo general de las relaciones causales de ciertas conductas a partir de los datos obtenidos con distintos individuos). Los análisis nomotéticos se construyen para un número de casos individuales o ejemplos del modelo, cada uno de los cuales tiene vías causales únicas. Por ejemplo, un modelo causal nomotético de la actitud juvenil agresiva puede establecer que la escasa disciplina de los padres es una variable causal importante, pero no siempre se aplicará a los casos individuales donde otros factores pueden ser operativos.
Lo más probable es que los AF de las mismas conductas en distintas personas tengan muchas diferencias en las variables causales identificadas. Los modelos nomotéticos se basan en medidas múltiples y en muestreos de muchos sujetos. Sólo aportan al terapeuta un conjunto de posibles variables causales, que pueden ser operativas o no en un sujeto particular. La utilidad de tales modelos es sugerir qué foco de evaluación tiene más probabilidad de generar un AF válido para un paciente una conducta particular, pero no puede eliminar la necesidad de un AF individualizado previo a la intervención.
La función del AFC consiste en establecer las posibles relaciones causales para luego elegir la intervención adecuada al caso particular. Un tratamiento está basado en un AFC si la decisión de qué variables e intervenciones se aplicarán se basa en los datos
recolectados previamente, los cuales sugerían que esas variables tenían un rol causal. En caso contrario, si la decisión sobre qué intervención hacer se basa en una relación funcional hipotetizada, pero no testeada, entre ciertas VI y la conducta-problema, entonces el tratamiento se basa en un modelo nomotético de la conducta-problema. Haynes y O´Brien encuentran (en un muestreo de casos publicados entre 1985 y 1988) que sólo un 20% de tratamientos se basa en un AFC, y que esto implica una menor sensibilidad a las diferencias individuales, en perjuicio de la efectividad del tratamiento.

D. Las dificultades para establecer una relación causal
Una hipótesis plantea cierta relación funcional entre variables. Tal relación puede ser causal (una variable tiene efecto sobre otra) o correlacional (las variaciones de una se relacionan con las variaciones de otra). Cuando no se logra establecer una relación causal, la RF es correlacional. En una hipótesis que afirma una relación causal, la variable que se supone causa y que el investigador manipula se denomina variable independiente, y la que se supone efecto, se denomina variable dependiente.
Una variable causal es una variable funcional cuya modificación conduce (o conduciría) a un cambio en un parámetro (probabilidad, magnitud, frecuencia) de determinada variable dependiente. Las variables causales pueden ser iniciadoras o mantenedoras de una conducta. No precisan ser necesarias, suficientes, exclusivas ni modificables. Toda variable causal es variable funcional, pero no toda variable funcional es causal.
Cuando queremos identificar si el cambio de una variable causa cambios en otra variable, debemos modificar los valores de la primera y registrar si los valores de la segunda se modifican en consecuencia. A la segunda se la llama variable dependiente (VD, pues su variación depende del cambio de la otra variable), y a la primera se la llama variable independiente (VI, pues su cambio no depende de la segunda variable, sino que es manipulada por el investigador).

La hipótesis causal se resume como: VI -> VD ("la manipulación de la VI causa la variación de la VD").
A la vez, existen otras variables que podrían explicar el cambio de la VD y que podrían generar hipótesis rivales ("la variación de VD no se debe a VI sino a la variable X"). Las variables que compiten con la VI en la explicación de la variación de la VD se denominan variables extrañas (VE). Para establecer que es la VI la que causa la variación registrada, es necesario eliminar la influencia de las VE como factor
explicativo. Esto se denomina "controlar las VE", y se logra manteniendo constante el valor de la VE (por lo cual si la VD varía, no se debe a esa VE), o por asignación al azar (se reparte de manera equivalente la influencia de la VE).
A pesar de las dificultades con el concepto de causalidad, las RF más relevantes en el AFC son las que responden a la definición más restringida de relaciones causales.
La relación causal tiene 3 requisitos: probabilidad condicional, precedencia de la variable causal, exclusión de explicaciones alternativas. Si no se satisface alguna de estas 3 condiciones, no se puede discriminar si la relación es causal o simplemente
correlacional.

Probabilidad condicional: si Y está causalmente relacionada con X, la probabilidad de cambio en Y dado un cambio en X (probabilidad condicional) debe ser diferente que su probabilidad de base (probabilidad incondicional. Esto subyace a métodos de evaluación como el auto-registro, cuestionarios y entrevistas (cuando se busca la probabilidad de distintas conductas en diferentes condiciones).
Precedencia: es más dificil de establecer, se debe probar que el cambio en la causa precede al cambio en la VD. Esto requiere o bien manipular la VI (diseños ABAB), o hacer múltiples medidas en largos períodos de tiempo.
Exclusión de explicaciones alternativas: consiste en el control de VE para eliminar su influencia como factor explicativo.
Los métodos de evaluación más comunes (cuestionarios, observación, auto-registro) sólo permiten realizar inferencias causales tentativas, porque es dificil establecer la precedencia temporal. Los métodos más efectivos para establecer relaciones causales son aquellos que incluyen manipulación de VI y control de VE (por ejemplo, diseños ABAB), pero suelen ser costosos y a veces inaplicables por cuestiones éticas.
Existe una relación inversa entre estos dos aspectos: los métodos de mayor rigor experimental pueden ser prohibitivos por su costo en tiempo y por factores éticos, mientras que los métodos de evaluación más rápidos y económicos no permiten diferenciar relaciones causales y correlacionales.
Los reportes subjetivos en las entrevistas y los tests (por ejemplo, preguntar a los padres por la conducta de sus hijos, o a un paciente por su conducta habitual en diferentes contextos) pueden resultar más o menos fiables como indicadores de la conducta referida (es importante tener presente que los reportes subjetivos registran la conducta verbal, que puede relacionarse de diversas maneras con la conducta referida). Se obtiene una mayor precisión mediante la observación conductual directa (ya sea en situaciones provocadas por el terapeuta, o con registros de conducta entre
sesiones). Los llamados "tests proyectivos" responden ya desde su base teórica a un abordaje nomotético, contrario a los objetivos idiográficos del AFC.

E. Construcción de modelos funcionales de conducta
Un recurso para clarificar el AFC es construir modelos funcionales de la conducta. Estos modelos permiten graficar los resultados del AFC, y enlazar esos resultados con el diseño de intervenciones. Consisten en representar gráficamente las distintas variables con sus relaciones: causal fuerte o débil (esto es su importancia, el grado en que explica la variancia), causal bidireccional, correlacional. Permiten representar fenómenos como las causas múltiples, la causalidad circular, las vías causales múltiples (por ejemplo, hay varias vías por las cuales la relajación puede reducir el reporte de dolor crónico), las condiciones (por ejemplo, ciertas variables sólo afectan en caso de estar dadas ciertas condiciones, o afectan en determinado momento), nivel crítico (por ejemplo, los estresores pueden afectar al sobrepasar cierto nivel, que depende del individuo), relaciones causales mediadas (por ejemplo, las peleas de pareja desencadenan pensamientos rumiatorios que a su vez mantienen un insomnio). En un modelo funcional, se grafican las variables en juego, se enlazan con vectores indicando el tipo de relación (causal fuerte o débil, causal bidireccional, correlacional), se identifican cuáles son manipulables (VI) y cuáles son VD. El diseño de intervención debe ser congruente con el modelo: salvo que haya razón contraria, las conductas-problema y las variables causales seleccionadas para intervención serán las que den cuenta de la mayor proporción de variancia.
Es esperable que los modelos cambien en el proceso de evaluación e intervención, por un lado porque se adquiere nueva información sobre problemas, objetivos y relaciones causales, por otro porque las hipótesis pueden no ser validadas por los resultados de la intervención, y además porque las relaciones causales y su fuerza varían en la intervención y eso implica redefinir las intervenciones.
Por último, también es preciso adecuar el nivel de análisis del modelo funcional, usando clases de variable más generales o más detalladas según sea necesario para cada propósito.

Para concluir: realizar el AFC no es la única tarea del psicólogo, pero sí ocupa un lugar central en su práctica, ya que le permite decidir qué variables se manipularán para tratar ciertas conductas de un sujeto particular, basando tal decisión en los datos previamente recolectados en ese sujeto particular (datos de los cuales se infiere que esas variables y no otras son las que tienen un rol causal para la conducta en cuestión) y en los conocimientos científicos disponibles y relevantes, y a su vez permite modificar las hipótesis que guían la intervención psicológica en función de sus resultados o de los cambios ocurridos por el paso del tiempo. El AFC es central para fundamentar racionalmente la toma de decisiones clínicas, y actúa como un constante nexo entre la evaluación y la intervención, durante todo el tratamiento.


 


INTRODUCCION - ANSIEDAD - HABILIDADES - COMUNICACION - C. NEGATIVA - C. POSITIVA - DISCUSIONES

H. COGNITIVAS - DISTORSIONES - COGNICIONES - ARTICULOS

 

 

Anillo Conductual

Unirse al anillo
Listado de sitios
Previo | Al azar | Siguiente